Ciudad Bolívar (Bogotà COLOMBIA) Una setta satanica responsabile di abusi e torture su una decina di bambini, secondo gli inquirenti. Le prime conferme dell’orrore da parte di un ospedale / Dopo l’indagine, la Procura si pronuncia: bambini maltrattati ma non abusati e nessuna setta satanica. Tutta una messa in scena

16 Dicembre 2014

Testigo: al menos diez niños sufrieron abusos de una secta satánica

Immagine di archivio

Según versiones de un testigo, los pequeños eran llevados a la fuerza a una casa del sector de Ciudad Bolívar en donde eran sometidos.

El Bienestar Familiar espera el reporte oficial de los hospitales a donde fueron trasladados diez menores para iniciar el proceso de atención y apoyo en lo que sería un aberrante caso de abuso y tortura contra por lo menos 10 niños de la localidad de Ciudad Bolivar, todos de una misma familia.

En el Hospital de Kennedy hay cuatro menores que sufrieron abuso y tienen signos de tortura, mientras que los otros seis niños son valorados en el Hospital de Meissen.Las autoridades creen que detrás de lo ocurrido está una secta satánica que bajo engaños sacaba a los menores de sus viviendas.

Los padres de los niños habrían sido engañados por estos grupos e incluso habrían recibido amenazas de muerte. Entre tanto, la Policía de infancia y adolescencia adelanta las entrevistas a los familiares.

La Fiscalía, por su parte, espera el reporte oficial de Medicina Legal para establecer la gravedad de las heridas e iniciar los operativos contra la secta que estaría detrás del escabroso hecho.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar también espera el resultado de las investigaciones para iniciar el restablecimiento de derechos de los menores afectados.

A su turno la coronel Olga Patricia Salazar Sánchez, jefe de Infancia y Adolescencia de la Policía de Bogotá, manifestó que una vez realizado el traslado de los menores a un centro médico, para que se les realizara la respectiva valoración se conformó un equipo psicosocial para la atención de los niños.

En cuanto a la parte investigativa la coronel Salazar Sánchez informó que se organizó un equipo interinstitucional con la Sijin. Policía judicial del CTI y Policía de infancia y adolescencia, quienes están adelantando la investigación correspondiente.

Finalmente la la coronel Olga Patricia Salazar indicó que los cuatro menores se encuentran bajo la protección del centro médico y cuentan con el acompañamiento del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

FONTE: La F.m.

http://www.lafm.com.co/noticias/testigo-al-menos-diez-ni-os-su-173917

 

AGGIORNAMENTO 30 Dicembre 2014

IL PADRE, SOSPETTATO DEGLI ABUSI SUI BAMBINI CAMBIA VERSIONE SULL’ADESIONE A UNA SETTA E NEGA RESPONSABILITA’ NELLE VIOLENZE AI MINORI

Papá de menor víctima de abuso en Ciudad Bolívar cambió versión

Andrés Pedraza dice que mintió sobre participación en secta y que engañó a autoridades por ‘miedo’.

Por: 

Lúgubre, desierta y sucia. Así luce la casa esquinera de la calle 62 sur con carrera 17 del barrio Meissen, en Ciudad Bolívar, donde se habrían cometido las agresiones físicas y sexuales contra cuatro niños de una misma familia, en medio de supuestos ritos satánicos.

Varios de los zapatos de esos mismos pequeños hoy hacen parte del paisaje si la vivienda se observa desde las terrazas vecinas. Permanecen tirados en el piso sin baldosín; con las puertas de los cuartos cerradas y un bombillo que, al parecer, fue encendido en los últimos días.

Solo dos semanas atrás la casa que hoy luce entre ruinas hacía parte de la vida de tres personas. Por un lado estaban Luisa Fernanda Vásquez y Fabián Andrés Pedraza, la joven pareja, de 19 años, que tuvo a su primera hija el 16 de julio del año pasado, y en el momento de la detención esperaban el nacimiento de otra pequeña. Luis Eduardo López –dueño de la propiedad– dormía en el cuarto de al lado, rodeado por afiches alusivos a la iglesia cristiana del Millón de Almas y lecturas bíblicas.

Hoy, Luisa y Andrés son los principales sospechosos de agredir a los cuatro pequeños de 11, 12 y 13 años y 17 meses –hermanos e hija de Luisa– que, según el reporte de Medicina Legal, tenían signos de tortura recientes y de tiempo atrás en todo su cuerpo (golpes y quemaduras). También, de violar a dos de ellos –el instituto forense no precisó a cuáles– .

Luis, el dueño de la casa, no ha regresado a la vivienda y no responde llamadas. Uno de sus hermanos le dijo a este medio que no ha podido comunicarse con él luego de conocerse la noticia de la agresión contra los pequeños, pese a que necesita que le explique por qué puso en arriendo la casa familiar sin su previa autorización.

La pareja continúa detenida en las URI (Unidad de Reacción Inmediata) de Tunjuelito y Kennedy esperando a ser trasladados a las cárceles La Modelo y El Buen Pastor por su presunta responsabilidad en las agresiones físicas y sexuales.

Aunque fuentes cercanas a la investigación se abstuvieron de revelar sus nombres, confirmaron que están recolectando todas las pruebas para dar con el paradero de dos personas que también estarían implicadas en este atroz caso.

Cambio de versión

En los últimos días, Andrés Pedraza, el padre de la pequeña de 17 meses de nacida, cambió radicalmente su versión.

Pasó de asegurar que había abusado sexualmente de su hija y de sus cuñados “varias veces” para evitar que los mataran a él y a su esposa, en medio de ritos satánicos, a decir que nunca hizo parte de una secta de este tipo, que se sintió amenazado por Luis Eduardo y que por esa razón dio esa versión. También negó haber cometido algún acto violento contra los menores.

Este nuevo testimonio –es la primera vez durante el proceso que el sindicado niega su participación en una secta y relaciona a López con el que sería un falso testimonio– se da luego de que involucrara a dos profesores del colegio de uno de los niños en los abusos.

Lo hizo durante la audiencia, a pesar de que no aceptó los cargos que se le imputaron.

Para algunas personas cercanas al proceso, podría tratarse de una reacción para evadir la justicia, especialmente ahora cuando ha recibido amenazas contra su integridad física en la URI.

En caso de que efectivamente le haya mentido al juez, expertos en esta materia aseguran que es una obstrucción a la justicia, pero que no le representa una pena mayor a la que ya tendría que afrontar de ser hallado culpable. Además, en el pasado, la Corte Suprema de Justicia, que es el máximo tribunal en estos casos, se ha quedado con las primeras versiones de los sindicados por ser espontáneas y no calculadas.

¿Cómo comenzó todo?

En principio, según la versión que dio Luis López, quien finalmente denunció a la joven pareja en un CAI, Andrés y Luisa hacían parte de una secta desde los 12 años, en la que estaban “involucradas muchas personas de todas partes”.

Aseguró que solo notó que algo estaba pasando con los menores cuando vio sangrar a la bebé días previos al 14 de diciembre, cuando instauró formalmente la denuncia. “Por la cortina vi que algo estaba raro y el sábado los encontré a los cinco al lado de la niña…”, dijo López en ese momento.

Luis, el mismo que desde hace un año les propuso irse a vivir a su casa pagando 100.000 pesos mensuales, fue el primero en decir públicamente que el hecho estaba relacionado con ritos satánicos. Pero tanto en su relato como en la primera entrevista que Andrés les dio a las autoridades no concretaron qué tipo de ritos se practicaban ni quiénes son supuestamente las otras personas involucradas.

De acuerdo con vecinos y familiares de los tres, hasta el día que Luis los acusó, los adultos eran buenos amigos y tenían largas tertulias diarias lideradas por el hombre, quien se autoproclama mensajero de Dios.

Él también fue el protagonista de una fuerte golpiza contra Luisa, un día antes de denunciarlos, justo cuando ella cumplía 38 semanas de embarazo. ¿Por qué?

Según Luis, la golpeó cuando la encontró haciéndole tocamientos (y otras aberraciones) a su hija frente a sus hermanos menores.

En la nueva versión de Andrés, este asegura que fue por miedo a ser golpeados con un palo de pica –el mismo con el que agredió a su mujer– que “seguimos diciendo que lo de la secta era verdad. Yo tenía mucho miedo”, aseguró.

Luego de la agresión de la que fue víctima Luisa y que fue aceptada por el propio Luis, la mujer fue trasladada al Hospital de Kennedy, donde le diagnosticaron politraumatismo de tejidos blandos en el rostro y fue llevada a una consulta para descartar un daño ocular.

Pese a que no hay señalamientos concretos en contra del dueño de la casa por su participación o complicidad en las agresiones, algunos vecinos e incluso familiares del hombre se han atrevido a señalarlo como otro de los responsables.

Una familiar le dijo a EL TIEMPO que notó comportamientos extraños en la casa y que en varias oportunidades los tres hermanos menores de Luisa se quedaron a dormir allí; lo hacían en el cuarto de López. Esa versión también la reafirmó el sindicado.

Y hay más. La Policía confirmó que el martes 16 de diciembre, cuando se hicieron públicas las agresiones contra los niños, la turba que se armó iba en contra de Luis y Andrés.

Fue justamente esa la razón por la que varios uniformados tuvieron que ayudar a ambos a salir de la casa para proteger su vida y solo horas más tarde se llevó a cabo la captura del padre de la pequeña.

Actualmente, los cuatro niños, de 11, 12, 13 años y 17 meses, víctimas de las agresiones hoy continúan en una institución de protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

La recién nacida, que Luisa dio a luz en el Hospital de Kennedy después de ser llevada allí por los golpes que había recibido de parte de Luis López, propietario de la casa, y donde la Policía hizo el proceso de judicialización, está en un hogar sustituto.

Fuentes cercanas a los menores durante este proceso le aseguraron a este medio que los niños están muy tranquilos y han evolucionado respecto al estado anímico que tuvieron los días previos luego de que se hiciera pública la denuncia sobre las agresiones.

‘Mentí; no hubo secta’: Andrés Pedraza

¿Desde cuándo pertenece a la secta de la que ha hablado?

Esto es muy difícil; es que no he dicho lo que es. Lo de la secta es mentira. Nunca he tomado sangre humana ni he matado animales. Dijimos que estábamos en una secta porque él (dueño de la casa) empezó a decirnos que Dios se lo había dicho, que todos éramos satánicos.

El día que él mismo lo denuncio, ¿qué pasó?

Entró al cuarto y nos preguntaba por qué violábamos a los niños. Nosotros le dijimos que no, que no les hacíamos eso. Fue ahí cuando cogió una tabla y comenzó a pegarle a mi mujer; también le daba puño y pata.

¿Por qué no avisó a alguien?

Él le subió el volumen al equipo para que nadie alcanzara a oír cuando le pegaba. Estábamos muy asustados.

Pero el dictamen de Medicina Legal es claro. Los niños fueron víctimas de agresión física y dos de ellos de abuso sexual. ¿Quiénes son los responsables?

Yo me la pasaba trabajando con Luis. No sé.

¿Qué hacían los niños cuando iban a su casa?

Estábamos todos juntos y a veces, cuando se quedaban, se iban a dormir en el colchón de Luis, por lo que él no tenía cama.

Si usted no la violó y nunca hubo secta, ¿por qué involucró a más personas en la audiencia?

Yo no dije mucho. Estaba muy asustado. Pero es que el día que estuvimos en el hospital, decidimos con mi mujer que íbamos a seguir con la mentira, por lo que a Luis Dios le había dicho eso y nosotros teníamos que pedirle perdón; saber por qué él nos hacía pasar por esto.

Las 3 claves en la investigación de este caso

1. Medicina Legal confirmó agresión

El propio director del instituto forense confirmó que dos de los menores fueron víctimas de abuso sexual y que los cuatro tenían heridas, algunas de ellas recientes. Las pruebas están en manos de la Fiscalía.

2. Aceptó que violaba a su hija

En entrevista con EL TIEMPO, Pedraza aseguró que en varias ocasiones abusó sexualmente de su hija, de 17 meses. Dijo que “hace mucho tiempo” lo hacía, en compañía de otras personas.

3. Testimonios de allegados y vecinos

Vecinos y allegados coinciden en que Luis, el dueño de la casa, tiene que ver con la agresión contra los menores y que el extremismo religioso tenía que ver con la permisividad de la pareja.

 

FONTE: EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/bogota/ninos-abusados-en-ciudad-bolivar-agresor-cambia-su-version/15034175

 

AGGIORNAMENTO 18 Febbraio 2015

Fiscalía determinó que caso de niños abusados en Ciudad Bolívar fue un montaje

El ente investigador estableció que no se presentó violación ni participación de sectas satánicas en este caso.

Después de la práctica de pruebas, la Fiscalía General determinó que los cuatro menores de edad presuntamente abusados y maltratados fñisicamente por sus padres en el barrio La Granja, en la localidad de Ciudad Bolívar, en diciembre de 2014 fue un montaje.

Según se pudo establecer, los hechos se presentaron por una falsa denuncia radicada por el dueño de la vivienda en la que habitaban los padres y los cuatro menores de edad. El Instituto de Medicina Legal pudo establecer que no existió abuso sexual. (Ver Aberrante caso de maltrato y abuso a niños en Ciudad Bolívar)

El testimonio del menor de 10 años fue clave para establecer que el arrendatario, conocido como Luis Eduardo López, adoctrinó a los menores para que acusaran a sus padres de haberlos abusado sexualmente y recibir maltrato físico y emocional.

En este sentido se ordenara que se le practique un examen psiquiátrico a López.Igualmente el ente investigador le solicitará a un juez de conocimiento que revoque la medida de aseguramiento emitida en contra de los dos padres en diciembre del año pasado y precluya la investigación que se adelantó en su contra.

El director del sistema penal acusatorio, Camilo Burbano aseguró que los niños fueron sometidos a una especie de adoctrinamiento con un tinte religioso que implicaba que la persona que interpuso la denuncia les decía que debía decir eso,que ellos eran parte de una secta satánica. Les dijo que era un enviado de Dios que podía ver todo lo que ellos pensaban y decían, que si ellos no decían esto Dios los iba a castigar”. 

En la investigación se pudo determinar que el casero los obligó a decirles a las autoridades que habían sido vñictimas de violencia sexual, para esto los adoctrinó con golpes semanas antes de la denuncia de los hechos. Ante esto la Fiscalía General les imputará los delitos de dalsa denuncia y lesiones personales a los menores de edad.

Sin embargo, hasta el momento no se han podido establecer los móviles de esta acción. Pese a que en un momento los menores y los padres aseguraron en sus interrogatorios que sí habían tenido responsabilidad en los hechos materia de investigación, luego se pudo establecer que sus versiones se presentaron por presiones del líder de una comunidad cristiana. 

El pasado 19 de diciembre un juez de función de garantías envió a la cárcel a los dos jóvenes. En la diligencia judicial ambos se declararon inocentes del delito de acceso carnal agravado con menor de 14 años que les imputó la Fiscalía General. (VerMininterior anunció evaluación a prisión perpetua para abusadores de niños)

Según las autoridades, los padres torturaron y abusaron de los cuatro menores de 11, 12 y 13 años, así como a la bebé de 17 meses. Actualmente los niños se encuentran bajo la protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). (Ver Escalofriante confesión de joven que habría abusado de cuatro menores en Ciudad Bolívar)

FONTE:  http://www.elespectador.com/noticias/judicial/fiscalia-determino-caso-de-ninos-abusados-ciudad-boliva-articulo-544809
Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...