Todo listo tenía ya el Pastor Marcos Joel García Valenzuela para fugarse del Centro de Readaptación Social (CERESO II) en esta frontera cuando fue descubierto por el personal de seguridad penitenciario; habría colgado en forma de escalera varias cuerdas, cobijas y varillas para subir al techo y darse a la fuga.

El descubrimiento de su rústica escalera lo hicieron ayer por la tarde los guardias del penal cuando hacían recorridos por el área de vinculación común y vieron que en el techo de los baños estaba una cuerda entretejida con cobija, tenía nudos y con varillas, ganchos y fierros, formaba más de nueve metros de largo, la otra punta iba a dar a un jardín donde había un sembradío de hierbabuena.

Las indagatorias internas llevaron a la conclusión que el Pastor era el responsable de la elaboración de la escalera ya que otros internos sabían de su intención de huir del penal a la primera oportunidad, además fue visto cargando no solo las cobijas, sino también las varillas y cuerdas, a pesar de que lo hacía a escondidas.

Al ser cuestionado, manifiestan las autoridades del penal que efectivamente el inculpado aceptó querer escapar por el techo de los baños y aprovechó el jardín para evitar que lo vieran mientras hacía la escalera pues simulaba que era un cerco cuando en realidad colgaba poco a poco las cobijas y varillas.

El Pastor García Valenzuela de la Iglesia Testigos de Jehová llegó a este Cereso procedente de la ciudad de Hermosillo, lo acusan de abusos deshonestos, violación agravada, pornografía infantil y otros delitos, que suman una sentencia de más de 20 años, de los cuales apenas ha compurgado siete, mientras que su hermano enfrenta una condena por diez años.